En la búsqueda de una mayor eficiencia energética los científicos del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) del Departamento de Energía de EE.UU. han desarrollado unas ventanas capaces de convertir la luz solar en electricidad. El proceso consiste en una innovadora tecnología que responde al calor, oscureciendo la ventana a medida que esta se calienta generando a su vez electricidad.

La causa de este cambio cromático son las metilaminas, moléculas que son expulsadas cuando la energía solar calienta el dispositivo, oscureciéndolo, y absorbidas nuevamente en lo que el dispositivo se enfría al ausentarse la luz solar, volviendo a ser transparente.

Los estudios demostraron que la invención estableció una eficiencia de conversión de energía solar de 11.3%. Los autores aseguran que existen tecnologías termocrómicas, pero que no convierten la energía en electricidad. El autor principal del estudio es Lance Wheeler, científico del NREL, y los coautores son David Moore, Rachelle Ihly, Noah Stanton, Elisa Miller, Robert Tenent, Jeffrey Blackburn y Nathan Neale.

Comercialización

El camino hacia la comercialización de esta tecnología se exploró en 2016, durante un programa llamado Energy I-Corps. El argumento de Wheeler era que esta tecnología podría integrarse en vehículos, edificios y otros lugares. La electricidad generada por la ventana de celdas solares de NREL puede recargar baterías para alimentar teléfonos inteligentes o componentes electrónicos de un vehículo, como ventiladores, sensores de lluvia y motores que abren o cierran las ventanas.

Persianas con paneles solares

Mientras este cristal polarizado es mejorado, una compañía en Ucrania, llamada SolarGaps, trabaja en un proyecto que consiste en crear persianas motorizadas equipadas con paneles solares para departamentos o edificios de oficinas. La empresa se dio a conocer en 2017 y asegura que sus persianas pueden ajustarse manualmente o desde un teléfono móvil y son capaces de seguir los rayos del Sol para captar la mayor cantidad de iluminación posible al día. Cada persiana viene acompañada por una batería para almacenar la energía generada y, así, poder usarla durante la noche. Una SolarGaps de 1.5 metros cuadrados puede generar hasta 150 Wh.