Nuestro equipo de Ingenieros siempre ha demostrado su inquietud hacia la responsabilidad social en los trabajos que llevan a cabo, pero ahora más que nunca esto se convierte en una realidad más palpable, ya que a partir de ahora trabajaremos duramente para realizar una campaña de concienciación en la que hablaremos, entre otras cosas sobre diseño universaldiversidad funcional, un tema que nos afecta a todos.

¿Qué es el diseño universal?

En la misma ley se indica que para alcanzar la accesibilidad universal la herramienta práctica es el Diseño para todos, que es la actividad por la que se conciben o proyectan desde el origen, y siempre que ello sea posible, entornos, procesos, bienes, productos, servicios, objetos, instrumentos, dispositivos o herramientas, de tal forma que puedan ser utilizadas por todas las personas, con la mayor extensión posible teniendo en cuenta cualquier tipo de diversidad funcional.

Principios del diseño universal

Los principios del diseño universal o diseño para todos desarrollados en la Universidad de Carolina del Norte en el Centro de Diseño universal, son fundamentales para lograr que los entornos y los productos sean utilizados por todas las personas -cada una con sus características diferenciales -edad, habilidad, funcionalidad de sus capacidades, cultura,…- y en las innumerables circunstancias y condiciones ambientales en las que pueden encontrarse.

Estos principios se resumen en:

1.- Igualdad de uso. El diseño debe permitir un uso fácil, adecuado y seguro a todas las personas sean cuales sean sus capacidades, su cultura o sus habilidades.

2.- Flexibilidad. El diseño debe adaptarse a una amplia variedad de preferencias, habilidades y capacidades individuales de uso.

3.- Sencillez y comprensión intuitiva. El producto o servicio diseñado debe entenderse al margen de la experiencia, los conocimientos, las capacidades y habilidades cognitivas o la concentración de quien vaya a utilizarlo.

4.- Facilidad en la percepción de la información. La información que incorpora o transmite el producto o servicio tiene que llegar a todas las personas con independencia de sus capacidades y de las condiciones ambientales del entorno.

5.- Tolerancia al error. El diseño del producto o servicio debe minimizar el efecto que sobre el uso puedan tener las acciones fortuitas o las que se producen por equivocación.

6.- Adecuación en las dimensiones. Cualquier producto o servicio debe ser diseñado con las dimensiones apropiadas para permitir su uso -deambulación, localización, alcance, manipulación, comunicación…

7.- Eficacia en el esfuerzo. El diseño debe crear productos y servicios que puedan ser usados por cualquiera de forma eficaz con el mínimo esfuerzo posible

Fuente consultada: Fundación Once

 

Aprovechamos para recordarles que las estaciones de servicio tienen hasta el 4 de diciembre para ajustarse a la ley que las obliga a ser más accesibles 

¿Tienes alguna duda? , ¡contacta con nosotros!